Hacer visible lo invisible, ese es el lema del VIIFF – Festival de Cine Inclusivo de Vigo, un evento que nació en el año 2016 con la voluntad de sensibilizar sobre la inclusión en nuestra sociedad, en distintos ámbitos, y para derribar las diferentes barreras que dificultan el acceso del público al audiovisual.

Hablamos con nuestro asociado Gonzalo Suárez, responsable del VIIFF junto con Teresa Barberena, sobre esta cita que acaba de entrar a formar parte de Proxecta, la coordinadora de festivales de Galicia y que, a pesar de las limitaciones debidas a la crisis sanitaria, ha seguido creciendo en contenidos y repercusión “tenemos la suerte de que el Festival ha suscitado mucho interés desde su primera edición, contando con un público asiduo y en esta edición no nos abandonó a pesar de la situación sanitaria. Además, año tras año, ganamos nuevos públicos”. 

Un buen indicador de este interés es que todos los años hay alguna sesión que tiene que colgar el cartel de “aforo completo”, incluída en esta edición condicionada por la pandemia “con las restricciones nos pasó en más de una ocasión porque eran los aforos aún más reducidos. Esperamos que en la próxima edición ya no haya restricciones por el COVID y puedan disfrutar del cine todos los espectadores que lo deseen.

Además las secciones online también tuvieron mucha aceptación. Por ejemplo, la sección Coñece! en la que todos los años tenemos en la sala a 600 estudiantes de bachillerato, en dos sesiones. En esta edición fue una sesión online y estuvieron conectados alrededor de doscientos, de escuelas de toda Galicia para escuchar la conferencia del guionista Manuel Burque sobre la serie Vida Perfecta. También fue muy exitosa la conferencia sobre la serie El último show en la que que participaron los guionistas Sara Alquézar, Enrique Lojo y el protagonista Miguel Ángel Tirado “Marianico el corto”. En cuanto a la nueva sección competitiva y online de webseries recibimos más de 13.000 votos para decidir el premio del público.

Gonzalo Suárez y Teresa Barberena en la pasada edición del VIIFF. Foto: VIIFF

Cuál es la persona invitada que más huella ha dejado en estos cinco años?

Este es un evento cinematográfico muy humano. La verdad es que todos y cada uno de los invitados e invitadas que pasaron por el festival destacan por su sensibilidad y solidaridad hacia los otros, y eso queda patente en sus creaciones audiovisuales. Para nosotros fue un impulso cuando, en la tercera edición, aceptó nuestra invitación el director Javier Fesser y el productor Luis Manso así como los actores Alberto Nieto y Sergio Olmo, unas semanas después del estreno de Campeones. Fueron muy generosos con nosotros y con todos los espectadores que asistieron al pase.

Tampoco podemos olvidar que el primer año del festival también estuvo con nosotros el director Roberto Pérez Toledo coa súa película Seis puntos sobre Emma, na cuarta, Luis Avilés, con Idénticas e Paola García Costas con Todos los Caminos. Todos e cada un deles van marcando o carácter do Festival coas súas aportacións.

Hay que destacar que los profesionales del audiovisual gallego siempre están apoyando el festival: asistiendo, haciendo presentaciones de sus obras…

Gonzalo Suárez. Director del VIIFF – Festival de Cine Inclusivo de Vigo.

¿Y quién te haría especial ilusión que pasara por el festival en próximas ediciones?

Todo el mundo es bien recibido en el festival. Este año nos quedó la pena de no poder invitar a creadores de fuera de Galicia por la situación sanitaria. Todas las conferencias y recogidas de premios fueron online. Así que echamos de menos el calor de los y las cineastas en las sesiones presenciales. Por destacar a alguien de laúltima edición, tuvimos muchoh contacto con el director estadounidense, Jim Lebrecht, desde que le anunciamos que había ganado el premio al mejor largometraje documental por su obra Crip Camp (producida por los Obama), que, por cierto, recibió a posteriori el galardón de la International Documentary Association y está posicionada como una das favoritas a los Óscars. Lebretcht quedó entusiasmado con el festival y nos asguró que el premio será la primera aportación en la fundación que quiere abrir a favor de los derechos de las personas con discapacidad. Si en el futuro quisiese venir a dar algún taller o conferencia sería muy ilusionante para nosotros.

Igualmente, hay que destacar que los profesionales del audiovisual gallego siempre nos están apoyando: asistiendo, haciendo presentacionesde sus obras… y este año tampoco han faltado a la cita.

Foto: VIIFF

¿Cómo os enfrentáis a otra edición maracada, previsiblemente, por las restricciones sanitarias?

Crucemos los dedos para que en octubre podamos volver a la “vieja normalidad”. De no ser el caso, seguiremos cumpliendo los protocolos que nos marquen desde las Administraciones, como hicimos en esta edición. Uno de los objetivos del festival es apoyar la creación audiovisual. Así que seguiremos adelante para que las directoras y directores tengan pantallas para mostrar sus obras y tengan el reconocimiento que se merecen.

O mellor que lle podería pasar ao festival e eliminar a palabra “inclusivo” da súa denominación. Isto significaría que xa todos os festivais son inclusivos e accesibles para todos os públicos.

Gonzalo Suárez. Director do VIIFF – Festival de Cine Inclusivo de Vigo.

¿Cuál es vuestra perspectiva a medio y largo plazo para el festival?   

La pasada edición incrementamos el número de secciones, en una apuesta por apoyar al os creadores con sensibilidad por la inclusión. En estos momentos tenemos cinco secciones competitivas: de largmetrajes de ficción, de largos documentales, de cortos documentales, de cortos de ficción y de webseries. Ahora queremos, poco a poco, hacerlas accesibles para todos los públicos. Desde la primeira edición, tenemos audiodescripción y subtítulos para las personas con discapacidad visual y auditiva en el apartado de cortometrajes de ficción, ya que esa fue nuestra primera sección. Ahora que hemos crecido queremos hacer accesibles otras secciones como la de cortometajes documentales.

En cuanto al largo plazo, lo mejor que le podría pasar al festival sería eliminar la plabra “inclusivo” de su denominación. Esto significaría que ya todos los festivales son inclusivos y accesibles para todos los públicos y nosotros pasaríamos a ser un evento cinematográfico más en el panorama europeo con sensibilidad o carácter propio hacia ciertas realidades. Este fue el deseo que pidió para nosotros Javier Fesser cuando nos visitó. .

Todos juntos somos más fuertes y debemos trabajar para proyectar a los creadores gallegos fuera y traer nuevas ideas para enriquecernos

Gonzalo Suárez. Director del VIIFF – Festival de Cine Inclusivo de Vigo.

El VIIFF – Festival de Cine Inclusivo de Vigo acaba de incorporarse a Proxecta. ¿Por qué es importante la existencia de la coordinadora en un contexto como el actual?

Una asociación de festivales es necesaria en cualquier situación para coordinarnos y ofrecer una programación de calidad y variada. Es un espacio de trabajo en común a favor de la exhibición en Galicia. Además cada festival gallego tiene su propio carácter único e irrepetible. Todos juntos somos más fuertes y debemos trabajar para proyectar a los creadores gallegos fuera y traer nuevas ideas para enriquecernos. Esta necesidad, claro, en una situación de crisis en el sector como la que se está viviendo es aún más patente.

El objetivo principal del VIIFF es hacer del cine un arte inclusivo. ¿Estamos muy lejos de que sea así? ¿Cuáles son los principales obstáculos respecto a la inclusión que encontramos en el cine?

Las principales barreras son sensoriales (visuales y auditivas) pero también físicas, arquitectónicas. Nosotros podemos actuarl, dentro de nuestro modesto presupuesto, sobre las barreras audiovisuales, con las técnicas da audiodescripción y subtitulados y tambén con intérpretes de de lenguaje de signos. Pero este trabajo que hacemos, hasta esta edición solo en la sección de cortos de ficción, es costoso. Se lleva buena parte del presupuesto. Aún así queremos seguir incrementando las secciones hasta hacer todo el festival accesible. Es fácil imaginar que no lo hemos hecho aún por falta de presupuesto. Otra solución sería que los propios cineastas enviaran sus obras audiodescritas y subtituladas. Este año nos ha pasado con varias obras, lo que nos lleva a pensar que cada vez hay más conciencia en los creadores para llegar a más públicos.

Foto: VIIFF

Las restricciones están afectando mucho a las sales de cine, y han traído un incremento del consumo de cine en plataformas. ¿Pensáis que son una herramienta útil a nivel de inclusión o tienen que mejorar en su accesibilidad?

No sabría valorar el tema de la accesibilidad en las plataformas. Incluso en las televisiones en abierto no se están cumpliendo los ratios establecidos por ley. Lo que si es cierto es que las plataformas tienen productos muy variados que reflejan realidades hasta hace poco excluídas de las pantallas. Nosotros todos los años contamos con la colaboración de diferentes plataformas para la sección de Coñece! en la que proyectamos una serie para abrir el debate con el alumnado de bachillerato. En estos años hemos proyectado en pantalla Atypical, SKAM, Vida Perfecta que tienen unos protagonistas diferentes a los estándares tradicionales. Cuantas más pantallas de cine, más plataformas… mejo para los creadores porque habrá más demanda de profesionales y también para los públicos porque tendrán productos más variados entre los que escoger. Eso sí, creemos que ir a una sala de cine es una experiencia social que no puede sustituírse por el consumo en casa. Son complementarias y una no tiene que desplazar a la otra.