El 18 de diciembre llega a las salas de cine A media voz, un documental que cuenta la videocorrespondencia entre Patricia Pérez y Heidi Hassan, dos cineastas cubanas exiliadas, que se reencuentran, quince años después de perder el contacto, y cómo afrontan afrontan los desafíos que se les presentan: reconstruír su identidad como emigrantes, las renuncias que implica la maternidad y los retos que comporta una carrera creativa. Con motivo del estreno, conversamos con el productor de la película, nuestro asociado Daniel Froiz.

¿Cómo entraste en contacto con Patricia Pérez y Heidi Hassan y su historia?

Ellas se ponen en contacto conmigo a través de Eugenia Mumenthaler, productora suiza que conozco en el LAB NovosCinemas. Eugenia les recomienda a Matriuska para que sea, en principio, la coproductora minoritaria en Galicia. Finalmente Matriuska se convierte en productora mayoritaria del proyecto y financia la película a través del ICAA, AGADIC, IBERMEDIA en España y el CNC francés, el Cineforum suizo y el Fondo noruego para el cine cubando en coproducción con Francia, Suiza y Cuba.

En un proyecto con tanto material grabado, resulta fundamental el trabajo de edición, que corrió a cargo de las directoras y de la editora y cineasta gallega Diana Toucedo. ¿Por qué elegiste a Diana y cuáles fueron sus aportaciones al montaje final?

Diana es una montadora muy experimentada, con grandes películas a sus espaldas como las de Isaki Lacuesta. Con ella montamos A estación Violenta de Anxos Fazáns y nos pareció la indicada para este trabajo, que efectivamete, suponía un gran reto. El trabajo entre ellas fue excelente.

Patricia Pérez, Heidi Hassan y tú mismo sois de la cosecha del 78. ¿Ves similitudes entre sus trayectorias vitales y la tuya propia?

Esta pregunta es clave porque sí, me veo muy identificado en la película y con ellas. Como mucha gente de nuestra generación y también de otras con sus problemas vitales: trabajo y vocación, emigración por diferentes causas, paternidad o maternidad, amistade, relaciones afectivas… A media voz es una película que habla de muchas cosas.

«Me veo muy identificado en la película y con ellas. Como mucha gente de nuestra generación y también de otras con sus problemas vitales: trabajo y vocación, emigración por diferentes causas, paternidad o maternidad, amistade, relaciones afectivas…»

Daniel Froiz, productor.

La película llega a los cines despues de un interesante recorrido por algunos de los festivales d ecine más importantes del mundo: Biznaga de Plata a la Mejor Dirección de Documentales en la 23 edición del Festival de Cine de Málaga, IDFA. Premio al Mejor Largometraje, Premio al Mejor Documental en el Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, Sección Oficial del Goterborg Film Festival, Festival Internacional de Miami, Festival de Cartagena de Indias, l’Alternativa y DocumentaMadrid. ¿Esperábais una acogida tan positiva?

Mientras respondo nos llega el Premio a la Mejor Película en el Festival Internacional de Cali y el Premio del Público en Documenta Madrid. N esperábamos que en el estreno mundial en IDFA, compitiendo con las mejores películas documentales de todo el año, nos otorgaran el primer premio, dotado con treinta mil euros y con una repercusión internacional enorme. Abrió un camino increíble para la película.

El documental es una coproducción Perspective Films (Francia), La 5ta Avenida Producciones (Cuba) y PCT (Suiza). ¿Cómo ha sido la experiencia de gestionar una coproducción entre cuatro países?

Las coproducciones internacionales no son fáciles, te dan y te quitan, pero es un camino que decidimos emprender en Matriuska y no tiene vuelta atrás. Muchas veces son totalmente necesarias para financiar los proyectos.

Fotograma de A media voz. Matriuska Producciones.

Hace más de 15 años que fundaste Matriuska Producciones. ¿Cuáles consideras que han sido los hitos de vuestra trayectoria? 

Para Matriuska fue muy importante comenzar con un proyecto como era De Bares, una ficción, que partía de cortos hechos previamente y que se vendió a TVE en coproucción con Voz Audiovisual. Después llegó Relatos y su estreno internacional en el Tokio Film Festival, ambas del director Mario Iglesias. El premio Nuevas Olas en Sevilla con Las altas presiones de Angel Santos, la apuesta por una jovencísima Anxos Fazáns para dirigir A estación violenta, la adaptación de la novela de iniciación de Manuel Jabois.

Y recientemente la entrada en las coproducciones nacionales e internacionales con A media voz y ¿Qué hicimos mal? Actualmente producimos y desarrollamos la nueva película de Diana Toucedo, Puerto deseado, el segundo largometraje de Quique Otero, Honeymoon, el documental O dias calados de Mr Steven de César Souto y el primer largometraxe de Álvaro Gago. Considero que los hitos más importantes son la apuesta por los directores y directoras que aportan su talento a Matriuska y las sociedades que formamos con otros productores.

«Es una película que conecta con cada uno de nosotros, especialmente con un público sensibilizado con la poesía. Poesía tomada como todo lo que nos rodea con más ou menos armonía y que, como seres humanos que somos, gestionamos como podemos».

Daniel Froiz, produtor
Tráiler de A media voz, Elamedia Estudios.

Ya para terminar, ¿qué les dirías a los espectadores gallegos que pueden encontrar en A media voz?

Que es una película que conecta con cada uno de nosotros, especialmente con un público sensibilizado con la poesía. Poesía tomada como todo lo que nos rodea con más ou menos armonía y que, como seres humanos que somos, gestionamos como podemos. Carlos Loureda, que sabe mucho de esto, escribe en Fotogramas que A media voz es una fascinante película sobre la vida.