En las subvenciones al cine gallego no se aplica la lógica

Estimado amigos:
Envió a entrevista publicada na “Voz de Galicia”. Está entrevista foi cortada na edición “impresa” da Voz por falta de espazo, e para que queden máis claras todas as cuestións contidas en dita entrevista foi colgada na web da “Voz de Galicia” a entrevista completa.

CULTURA Y TV lavozdegalicia.es
ENTREVISTA | Xosé Zapata
En las subvenciones al cine gallego no se aplica la lógica
30/10/2006
Productor del documental La casa de mi abuela, única producción gallega que representará a la comunidad en los próximos Premios Europeos del Cine.

César Quián
(César Wonenburger)

-Su documental se verá en TV3, la autonómica catalana, en horario de máxima audiencia, y también en Canal Plus. Sin embargo, la TVG ha rechazado una de las obras más premiadas de la historia reciente del audiovisual gallego. ¿Por qué?

-Yo no soy político, ni lingüista, por lo tanto no puedo explicar estás cosas, Yo hago audiovisual e intento hacerlo bien. Es bastante desalentador intentar explicar en foros internacionales la política lingüística de tu país, y cuando enciendes el televisor ver Supermaster un Karaoke con canciones en español y subtítulos en castellano.

-¿La TV3 lo doblará al catalán?

-La Televisió de Catalunya es uno de los mejores canales públicos de Europa, y por supuesto, no se doblarán las secuencias en castellano. Al igual que no se doblará el nuevo documental de Carles Bosch (Director de Balseros Nominado a los premios Óscar), Septiembre rodado en una cárcel de Madrid totalmente en castellano y producido por la Televisión Catalana.

-¿Qué opina de los cambios introducidos en la TVG, con los Tonechos como principal estandarte?

-La Televisión de Galicia ha hecho un gran esfuerzo en el último año por modernizarse. Os Tonechos me parece un buen producto audiovisual, realizado por unos actores experimentados que alcanzaron el éxito después de muchos años de trabajo. En todos los países existen programas como Os Tonechos o Los Morancos, pero también existe espacio para otras iniciativas, que incluso alcanzan cotas de difusión muy importantes. El modelo de nuestro audiovisual no es el americano o el inglés, sino el belga, el danés o el finlandés. Estos países tienen televisiones públicas de verdadera calidad, pero también tienen educación, sanidad o sociedades de otra categoría. Lo más grave de la situación actual me parece el mantenimiento de las “cuotas” de ciertas empresas privadas dentro de la Televisión de Galicia, como pueden ser CTV, Continental o las productoras de los medios de comunicación. Siguen sin valorarse los proyectos y sigue manteniéndose la misma estructura de producción.

-Con anterioridad ustedes ya habían logrado una primera nominación histórica para el cine gallego, en los premios que otorga la Academia Europea, con su corto, también multipremiado en todo el mundo, Minotauromaquia. Pese a esos logros, ¿se sienten ustedes maltratados por las autoridades?

-Hace dos años pensé en emigrar a Barcelona, ahora quiero abandonar el audiovisual en un par de años cuando cumpla mis compromisos con Linko Killer la película de Paco Rañal.

-¿Recibieron ayudas para la producción de su documental? ¿Por qué?

-Por La Casa de mi Abuela a pesar de cumplir la normativa pensé que no debía beneficiarme de estas ayudas a la producción en lingua galega. Pero después de no recibir ningún apoyo por el documental Pensando en Soledad de Marcos Nine, auténtica recuperación de nuestra memoria histórica sobre la vida del «Padre» del cine gallego José Ernesto Díaz-Noriega, o de ver el apoyo recibido por películas hechas en inglés, por equipo inglés y rodadas fuera de Galicia como Cargo, pienso que es un error pensar que las subvenciones en Galicia tienen algún tipo de lógica o motivación cultural.

-El director Ángel De la Cruz afirmó el otro día que el actual modelo audiovisual gallego no fue más que una operación de márketing, ¿comparte esa opinión?

-Quizás la carrera profesional de Ángel de la Cruz sea una operación de marketing, mi carrera profesional y la de mi empresa IB Cinema es algo más sólida: con más de una docena de cortos cinematográficos, cuatro largos y numerosos documentales, con más de cien premios nacionales e internacionales, dos Nominaciones a los Goya y dos Nominaciones a los Premios Europeos del Cine. Mi carrera y la de muchas empresas gallegas es fruto del trabajo. Yo nunca he recibido una subvención de 600.000 euros por una película dirigida por mí como Ángel, ni he realizado absurdas comparaciones con el cine americano, por lo tanto pienso que la entrevista de Ángel de la Cruz fue un verdadero despropósito motivado por una situación personal que lamento, pero de la cuál Ángel de la Cruz es tan responsable como el productor Manolo Gómez.

-El actual gobierno, cuando era oposición, criticaba la política audiovisual. Sin embargo, los que aplican las nuevas directrices son casi los mismos de antes. ¿Ha tenido que cambiar todo para que no cambie nada?

-Más que una cuestión de personas pienso que el problema del audiovisual gallego es la falta de criterios de calidad. En el foro de la Academia do Audiovisual Galego, en el que se discutía por enésima vez que es «una película gallega». Yo hice una aseveración que mantengo: cando o audiovisual galego se reuna para debatir sobre a calidade creativa ou empresarial da súa produción, e cómo mellorala, en vez de discutir cuotas, subvencións, identidade ou sobre o sexo dos anxos, o audiovisual galego avanzará. Falta reflexión, criterio y debate sobre la calidad de nuestra producción, es bastante llamativo que una película tan regular como Sempre Xonxa siga siendo una referencia, eso quiere decir que no hemos avanzamos nada en casi veinte años. La situación de nuestra cultura audiovisual es lamentable.

-¿Les han llamado del CGAI para interesarse por programar su documental?

-El actual director del CGAI Jaime Pena fue una de las personas que más nos apoyo en los primeros pasos en festivales. Seguramente hagamos una proyección especial con presencia del director Adán Aliaga. Pero la situación institucional del CGAI también es bastante increíble. Que la Consellería de Presidencia gestione está Filmoteca es algo similar a que el Museo de Bellas Artes fuera gestionado por la Consellería de Agricultura.

-¿Le parece lógico que el Consorcio del Audiovisual, como hasta hace poco, presuma de ahorrar el dinero que debía invertirse en la promoción del cine gallego?

-Nosotros hemos recibido un buen apoyo del Consorcio con una ayuda para estrenar La Casa de mi Abuela en Estados Unidos. Pero lo que es de risa es la convocatoria de festivales publicada por la Xunta. Por representar a Galicia en Cannes, Berlín o San Sebastián tienes un apoyo de 1.000 euros, y por representarnos en Kolkota (India) o Courmayeur (Italia) obtienes un apoyo de 500 euros. Para que se haga una idea es como sí le dieran a un deportista 1000 euros por participar en las Olimpiadas y 500 euros por jugar una pachanga en su pueblo. Por nuestra nominación a los Premios Europeos no recibiremos ningún apoyo en Galicia, por supuesto en Cataluña tenemos todo el apoyo de la Generalitat y de la Televisió de Catalunya que ya nos han llamado para felicitarnos. Mi decepción con la política gallega y con los autoproclamados «profesionales» del audiovisual gallego es inmensa.