A exposición retrospectiva A HISTORIETA GALEGA está espertando grande interese na capital española. Nas dúas semanas que leva aberta ó público, son moitos os madrileños que se achegaron á Fundación Feima para ver os máis de cincoenta orixinais de autores como Xaquín Marín, Eduardo Galán, Miguel Robledo ou Pinto & Chinto, que colgan nas súas paredes. Ademais, numerosas páxinas webs nacionais e internacionais fixéronse eco desta mostra, comisariada pola historiada de arte Gemma Sesar e o debuxante Fausto Isorna; a primeira que ofrece un percorrido pola historieta galega dende os anos setenta ata a actualidade.
Los dibujantes gallegos triunfan en Madrid

Santiago, 28 de diciembre. La exposición retrospectiva La historieta gallega está despertando gran interés en la capital española. En las dos semanas que lleva abierta al público, son muchos los madrileños que se han acercado a la Fundación Feima para ver los más de cincuenta originales de autores como Xaquín Marín, Eduardo Galán, Miguel Robledo o Pinto & Chinto, que cuelgan en sus paredes. Además, numerosas páginas webs nacionales e internacionales se han hecho eco de esta muestra, comisariada por la historiadora del arte Gemma Sesar y el dibujante Fausto Isorna; la primera que ofrece un recorrido por la historieta gallega desde los años setenta hasta la actualidad.
La exposición se divide en cuatro períodos: Los pioneros, El underground, La industria y El presente. El primer bloque recoge los primeros cómics gallegos como O home que falaba vegliota de Raimundo Patiño, Ratas de Xaquín Marín, o 2 Viaxes, que hacen los dos en conjunto, que según cuenta Marín en el catálogo: … he llegado a verlo en alguna librería madrileña clasificado como cómic extranjero y triplicado de precio. También de estos años setenta, son revistas como A cova das Choias, publicada por O grupo do Castro, o Xofre, la primera aventura de nuestro dibujante más internacional: Miguelanxo Prado.
En los años ochenta, la época underground, Galicia se llena de fanzines. En Santiago las revistas Valiundiez y, posteriormente, Das Capital, creados por Fausto Isorna; en Vigo la revista de humor Can sen Dono, impulsada por Pepe Carreiro; y en Ourense Frente Comixario, editada por el Colectivo Pestiño; fueron algunas de las encargadas de dar un fuerte empujón a la banda diseñada gallega. En palabras de Fausto Isorna: Aquel fue el principio de una etapa de gran actividad en el campo de la autoedición, el único que existía para el tebeo.
Los noventa es la época en la que la industria se empieza a fijar en el potencial del cómic y en la calidad de los dibujantes gallegos. Edicións Xerais de Galicia será la primera en sacar a la calle álbumes de Fran Jaraba, Pepe Carreiro o Fausto Isorna. Y ya en el 2000, se presenta la revista Golfiño con tiradas de hasta 125,000 ejemplares, lo que fue un hito en la historia del cómic gallego. Según Gemma Sesar, Golfiño fue una publicación sólida, con una estructura real: los dibujantes cobraban por sus obras, se distribuía en toda Galicia y tenía un público fiel que todavía está esperando a que algún día salga ese número final.
Actualmente, las revistas Barsowia y BD Banda son las que están ayudando a los dibujantes más jóvenes. BD Banda, dirigida por el dibujante Kiko da Silva, es una de las apuestas más sólidas del cómic en Galicia, junto a una publicación mensual están editando álbumes monográficos de los mejores dibujantes. Y, finalmente, hay que destacar la labor de los salones de Ourense; A Coruña; Cangas o Pontevedra, que cada año cuentan con más prestigio a nivel nacional.

Alicia Cepeda Romero

Fundación Feima
C/Fernando el Santo, 7 local 1-3
28010 Madrid
Tfno.: 91 702 42 47
Fax: 91 702 42 48
acepeda@fundacionfeima.es
www.fundacionfeima.es