Esta película del recientemente fallecido director y guionista de Rábade consiguió el Gran Premio del Festival Mundial de Cine para la Juventud de Cannes en el año 1964

El guionista y productor Pepe Coira presentará y coordinará el coloquio de la nueva sesión del ciclo de proyecciones A ilusión es perfecta, que tendrá lugar el martes 11 de diciembre a partir de las 20h30

Miércoles, 14 de noviembre de 2018.- La Academia Gallega del Audiovisual (AGA) y el CGAI-Filmoteca de Galicia proyectarán el primer  y único largometraje del cineasta gallego recientemente fallecido Horacio Valcárcel, Miguelín, con la que consiguió el Gran Premio del Festival Mundial de Cine para la Juventud de Cannes en el año 1964 y que también fue exhibida en el Moma de Nueva York al año siguiente. Será el martes 11 de diciembre, a las 20h30, dentro del ciclo de proyecciones A Ilusión é perfecta, que tiene como objetivo recuperar, reivindicar y recordar personas y obras que, por diversos motivos, jugaron un papel destacado en la historia de nuestro audiovisual. La entrada será libre hasta completar el aforo.

El guionista y productor Pepe Coira, nacido también en Rábade como el propio Valcárcel, será el encargado de presentar esta sesión especial en la que podremos disfrutar y redescubrir el film Miguelín, realizado a partir del personaje creado por Joaquin Aguirre Bellver y que tuvo una exhibición muy escasa, después de su estreno.

Horacio Valcárcel nació en Rábade en el 1932, estudió dirección en la EOC y fue colaborador habitual de los directores Antonio Mercero y José Luis Garci, para los que firmaría los guiones de series de televisión como Verano Azul, Turno de oficio, Farmacia de Guardia o Historias del otro lado, y de los largometrajes Ninette, El abuelo, You’re the one o Canción de Cuna, trabajos por los que fue candidato a los premios Goya al mejor guión.

La ilusión es perfecta
El 2 de septiembre de 1896 el Teatro Circo Emilia Pardo Bazán de A Coruña acogía la primera proyección de cine en Galicia. Los periódicos de la época describían así ese instante excepcional: “Fotografía en movimiento representando escenas de la vida real. La ilusión es perfecta, siendo el espectáculo digno de verse”. A partir de este momento, considerado el inicio de la historia del cine en Galicia, muchos fueron los hombres y mujeres que participaron con su trabajo y contribuyeron con sus obras al desarrollo de nuestra cultura audiovisual. La Academia Gallega del Audiovisual y el CGAI recuperan, ahora, la expresión “A ilusión é perfecta” para difundir y poner en valor nuestro patrimonio audiovisual.