El largometraje María y los Demás (producido por Frida Films, Avalon, , TVG, Movistar Plus y TVE) ha sido el ganador de decimoquinta edición de los premios Mestre Mateo de la Academia Gallega del Audiovisual. Fue la producción que más galardones obtuvo (cinco) y alcanzó además el premio al mejor largometraje. También su protagonista, Bárbara Lennie, obtuvo el premio a la mejor interpretación femenina. Alcanzó además los premios al mejor guión, sonido y música original.

La segunda en el palmarés ha sido la serie Dalia, a Modista, que obtuvo cuatro premios: interpretación femenina de reparto (Covadonga Berdiñas), dirección de arte, vestuario y maquillaje y peluquería.
Tres premios Mestre Mateo obtuvo el documental Esquece Monelos: mejor documental, dirección de fotografía y montaje.
El premio al mejor programa de televisión fue para Land Rober Tunai Show. Su conductor, Roberto Vilar, llevó también el Mestre Mateo al mejor comunicador de TV.
En el apartado de trabajos actorales, además del galardón para Bárbara Lennie, Luis Tosar se llevó el premio al mejor actor protagonista por Cien Años de Perdón. El Mestre Mateo para la mejor interpretación masculina de reparto fue para Monti Castiñeiras por su traballo en Serramoura y la femenina para Covadonga Berdiñas por Dalia, a Modista.

DISCURSO DEL PRESIDENTE: IGUALDAD Y OPORTUNIDADES
En su intervención, el presidente de la AGA, Carlos Ares, hizo un llamamiento de atención respecto a la situación por la que están pasando cerca del 60% de los actores y actrices gallegos, que no pueden vivir de su profesión. «Hace falta intentar mejorar esta situación, hace falta trabajar para evitar la precariedad. Y esto no es algo que debamos descargar solo en las Administraciones. Es una situación que debemos intentar revertir entre todos y todas: Administración, profesionales y empresas. Esta Academia quiere ser un interlocutor para ese diálogo», señaló.
También hizo especial mención a la situación de discriminación de las mujeres en el sector audiovisual. «Queremos no tener que celebrar que haya el mismo número de mujeres directoras que hombres. Queremos que no sea algo excepcional tener historias con mujeres protagonistas, que no sea algo que resaltar. Esta Academia tiene un firme compromiso con la igualdad, como no puede ser de otro modo. Porque es de justicia».
El presidente de la AGA también reclamó «que se desarrolle el Estatuto del Trabajador y Trabajadora del Arte y de la Cultura. Un estatuto que pondría la profesionales de todos los campos de la cultura a la altura de países del entorno».

«No pedimos privilegios, ni mucho menos» dijo para finalizar Carlos Ares. «Solo pedimos tener derecho a las mismas prestaciones por baja laboral, enfermedad, maternidad, paternidad, desempleo o jubilación que el resto de trabajadoras y trabajadores del país».

MARTA VILLAR, PREMIO DE HONRA: DESIGUALDAD GEOGRÁFICA
Por su parte, tras recoger el Premio de Honra ‘Fernando Rey’, la directora de arte Marta Villar reconoció que en su vida tuvo dos obsesiones, «mi trabajo y mi familia».
La premiada llamó la atención sobre la desigualdad geográfica del audiovisual gallego. Galicia tradicionalmente fue un gran estudio de cine, de norte a sur y de este a oeste, tanto para nosotros cómo para las producciones de fuera. La crisis está relegando este estudio a escasos kilómetros alrededor de una ciudad, 40 minutos de desplazamiento desde la oficina de producción, pues difícilmente se pueden asumir otros costes en la situación actual».
Marta Villar llamó la atención de las Aministracións para que «en la medida del posible pongan en valor su territorio dando facilidades a la producción. Y reclamo instituciones para esta finalidad».
«Nuestra diversidad es tan inmensa como singular y por eso universal. Recuperemos la totalidad de nuestro territorio como estudio de cine y así enriqueceremos nuestro audiovisual al mismo tiempo que a la sociedad gallega», dijo antes de finalizar con un «muchas gracias, mucho trabajo y mucha igualdad».

Ganadores MM17